lunes, 22 de octubre de 2012

el sapo saltarin

el sapo saltarin

Un estanque. En él, un sapo. Tiene hambre. No obstante, desenrolla su lengua y empuja hacia la orilla a la mariposa, que estaba a punto de ahogarse.

 

Conversan.

 

Ella le cuenta las maravillas del inmenso mundo que se extiende más allá del estanque.

 

Él quiere volar y no se eleva.

 

Siguen conversando.

 

Él le cuenta las mar avillas del inmenso mundo que se extiende más allá de la superficie.

 

Ella quiere bucear y, nuevamente, lo intenta. Esta vez, la certeza la empuja con mayor vehemencia.

 

Con la ayuda del sapo, desciende hacia las profundidades en el interior de una burbuja, que se hace cada vez más pequeña. Ilusionada, le implora al sapo continuar.

 

Apenas muere, la engulle. Mientras la digiere, recuerda la angustia de la mariposa cuando estuvo a punto de ahogarse en la superficie. El sapo hace

el amago de volar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada